El pasado viernes, 31 de enero, se celebró la conferencia prevista en la sede nacional de La Falange (FE) sobre la ayuda internacional al bando nacional durante la Guerra Civil.

El encargado, José Semprún, con el verbo fácil que da el conocimiento tan grande que tiene sobre el tema a exponer, impartió una lección magistral a los que allí nos encontrábamos, y en la cerca de hora y media que duró su intervención, desgranó de manera minuciosa y rigurosa la ayuda, no solo de material militar y de personal de tropa, por parte de Alemania e Italia, algo conocido por todos, sino la presencia de miles de voluntarios provenientes de Portugal, Irlanda, Francia, Rumanía, Bélgica, etc. etc., que en mayor o menor medida supusieron una ayuda importante, sobre todo en los primeros momentos del enfrentamiento.

Muchos de ellos dejaron su vida en nuestra querida España y hace bien poco rendimos un sentido homenaje a nuestros camaradas rumanos Mota y Marín, junto al lugar donde perdieron la vida, en la madrileña localidad de Majadahonda.

El camarada Carlos Rodríguez, Jefe Nacional del T.N.S., fue el encargado de presentar a Semprún y de “sacarle” jugosas anécdotas sobre el comportamiento de aquellos, que venidos de más allá de nuestras fronteras, supieron luchar y morir por unos altos ideales.