El escritor Alberto Vázquez Figueroa, llama a las cosas por su nombre en una reciente entrevista realizada por la periodista de Ideal, Arantza Furundarena. No vamos a entrar en las posiciones ideológicas que profesa el conocido reportero y escritor, pero declaraciones como las que daremos cuenta y las que viene realizando habitualmente, reflejan un claro descontento -como no puede ser de otro modo-, de las diferentes fracciones de este país ante la situación humillante en la que a duras penas, sobrevive lo poco que queda de España.

Si no hace mucho declarara: “Que le metan un tiro a uno o dos de los culpables de generar la crisis es una mínima violencia en comparación con la extrema violencia de las políticas que se están haciendo y que conllevan tanta pobreza y que mueran en todo el mundo tantos miles de personas”, las afirmaciones que se recogen en esta entrevista, no se quedan atrás.

Recogemos sus más recientes declaraciones a continuación:

Lo malo de los políticos no es lo que roban, sino que lo robado es la centésima parte del daño que han causado. Es como si para robar un reloj de 100€ destrozas un escaparate de 10.000€. Es decir, para que un político se haya llevado una comisión de 50 millones de euros, se ha hecho un aeropuerto de 1.000 millones en el que jamás aterrizará un avión“.

La periodista le preguntaba si tenía alguna solución, a lo cual el escritor respondía:

“No ganamos nada con meterlos en la cárcel. A muchos de ellos habría que fusilarlos y ahorcarlos en una plaza pública.”

Arantza le preguntaba si realmente estaba hablando en serio: “¿Lo dice metafóricamente o habla en sentido literal?, ¿Está haciendo un llamamiento a la barbarie?”

¿Acaso existe mayor barbarie que la que se comete contra un ciudadano que se tiene que tirar por la ventana o que sufre un infarto cuando van a desahuciarle?. Si a los que permiten este tipo de cosas se les fusilara, los próximos políticos se lo pensarían mejor.“- Respondía Alberto, fírmemente, asegurando que si tuviera 20 años menos, se lanzaría a la calle.

¿Cree que España es el peor país en cuanto a corrupción?

En cuanto a corrupción política, sí, únicamente por detrás, quizás, de Somalia“.

El escritor comenta que el mayor pecado que están cometiendo los españoles con esta situación es la apatía, pues no son capaces de reaccionar contra este grupo de personas, a las cuales se ha referido como “panda de inútiles, ratas, chorizos, etc, etc…

Comenta que cuando gobernaba Zapatero, estuvo en una comida con Bertolucci y Saramago. El señor Bertolucci le dijo al escritor que Zapatero nos iba a hundir, “Pobres españoles”. Posteriormente, y como todos sabemos, el cambio llegó. El nuevo mesías se sentó en el trono con el secreto para salvar el país.

¿Cuál es el secreto?

Para este escritor, Zapatero andaba perdido y Rajoy aún no se ha encontrado, pues por ahora, el actual presidente, Mariano Rajoy, está ejecutando una política similar a la de curar un anoréxico pidiéndole que coma menos.

Fuente: Negocios1000.com