Que son parte de este podrido Sistema llamado democrático y un invento de los medios de comunicación que viven al amparo de él, es algo que algunos llevamos denunciando desde que aparecieron chupando cámara, horas y horas, y en todo tipo de televisiones o emisoras de radio.

Por supuesto, nos estamos refiriendo al “chavismo” implantado en España bajo las siglas de Podemos, y que ayer, en la persona del Delegado de Salud y Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, volvieron a demostrar lo que son y el cómo “enseñan la patita” a la mínima que pueden.

El tal Javier Barbero, que ocupa dicho cargo en el Ayto. de Madrid, “sufrió” la protesta de varios centenares de policías municipales que le recordaban la política a la deriva, sin planificación y sin profesionalidad alguna, que está acometiendo el grupo municipal de Carmena y compañía con los trabajadores destinados en el cuerpo policial.

Los mismos que piden acabar con las penas contra los llamados “piquetes informativos” que siembran el caos y ejercen la violencia gratuita en huelgas y otro tipo de concentraciones, se sienten ahora “molestos” porque un grupo profesional les diga a la cara lo chapucero de las propuestas que a golpe de ocurrencia están tomando en Madrid.

Lo que antes era un “escrache”, ahora estos amantes de la libertad y de la tolerancia (no se lo creen ni ellos) lo llaman “incitación al odio” por parte de los “fascistas” de la policía municipal.

Con lo que les gustaba a ellos aquella Guardia de Asalto que sembraba el pánico y el terror con detenciones ilegales y arbitrarias, y que terminaban asesinado a líderes de la oposición parlamentaria, tienen que estar que se suben por las paredes por sufrir lo que tanto rédito y simpatía les daba hasta no hace mucho. Vamos, hasta que han tocado la poltrona. Lo de siempre, vamos.