El Ministro socialista de Interior francés, Manuel Valls, anunció este miércoles 24 de julio…, la ilegalización de dos “grupúsculos de extrema derecha”: Jeunesses Nationalistes y L’Oeuvre Française, tras así decidirse en el Consejo de Ministros galo.

El despotismo memocrático francés, sellaba así un asesinato de la libertad de expresión, anunciado hace unos días, argumentando las ideas que albergan ambos Movimientos Patriotas Franceses.
El país de la “liberté”, intenta aplicar así su la ley de la mordaza: ¿Pero de verdad cree que “disolviendo” formaciones patrióticas, por estar en contra de su desgobierno, acallará a nuestros camaradas?
Este tipo de políticos, amparándose en la manipulación histórica, disfruta haciendo demagogia que oculta sus “estupendas gestiones gubernamentales”, que vienen destrozando la soberanía de las Patrias Europeas años, e intentando intimidar a aquellos que no dudan ni dudarán en mostrarse contrarios a ellas.
Obviamente, nunca condenarán los millones de asesinatos que amasó el comunismo en Europa y mucho menos en China, la Unión Soviética, Camboya, Corea del Norte, etc.  Desde La Falange, le recomendamos al gobierno francés una lectura, ideal para esas vacaciones estivales tan maravillosas, que sus sueldos, pagados por todos los ciudadanos, se regalan desde que llegan a los gobiernos memocráticos, hasta que mueren: “El libro negro del comunismo”.
A los falangistas españoles, como a los camaradas franceses, este tipo de medidas cobardes, no nos achanta ni lo más mínimo, aplaudimos las declaraciones que Gabriac* hizo públicamente tras reconocerse la noticia, les mostramos nuestro apoyo incondicional y nos avergonzamos del origen español de ese déspota, que con orgullo dio la noticia -Manuel Valls-.
Camaradas: ¡Ayer, hoy y mañana, La Falange ha estado, está y estará siempre con vosotros!
Nuestro Jefe Nacional, junto a Gabriac, Benedetti y el Jefe del TNS.

Nuestro Jefe Nacional, junto a Gabriac, Benedetti y el Jefe del TNS.

* Le nationalisme est avant tout dans les cœurs et dans les âmes, ce n’est donc pas un décret formulé par des représentants d’un état illégitime qui nous arrêtera.

Croire que dissoudre par un bout de papier nos associations stoppera notre détermination et notre avancée relève du fantasme. L’avenir est à nous.

 
El nacionalismo está por encima de todo en nuestros corazones y en nuestras almas, no es un decreto formulado por los representantes de un estado legítimo que nos detenga.
 
Creer que disolver con un pedazo de papel nuestras asociaciones frenará nuestra determinación y nuestra marcha es una fantasía. El futuro depende de nosotros.