La Falange os desea una feliz Navidad y un revolucionario año 2020.

Fieles a nuestra tradición católica y ante tanto ruido consumista que intenta contaminar estas entrañables fechas recordamos que no estamos ante una fecha más, sino ante un hecho decisivo en el devenir de la historia: el nacimiento del Salvador.

“Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios. Y el juicio está en que vino la luz al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra el mal aborrece la luz y no va a la luz, para que no sean censuradas sus obras. Pero el que obra la verdad, va a la luz, para que quede de manifiesto que sus obras están hechas según Dios” -Evangelio de San Juan-

Y un nuevo año que empezamos con el firme propósito de dar lo mejor de nosotros mismos para defender nuestra Fe y conquistar la Patria y la Justicia.