El pasado día de Nochebuena la prensa regional y nacional se hicieron eco de la aparición de un supuesto artefacto explosivo aparecido frente al centro de acogida de menores inmigrantes no acompañados en Alhama, conocida como Casa del Ral.

Desde la Jefatura Territorial de La Falange en Murcia no podemos evitar resaltar las similitudes con el incidente ocurrido en Madrid, en otro centro de MENAS altamente conflictivo como es el de Hortaleza, en el cual el artefacto explosivo, en ese caso una granada, tampoco tenía carga, y que tanto los partidos políticos del sistema, en especial los de extrema izquierda antifascista (PSOE, Podemos, IU, y demás), como la prensa que les sirve y apoya, incluido un comisario de policía que difundió un bulo sobre un supuesto mensaje amenazador, emplearon para criminalizar a quienes no tienen otra pretensión que defenderse de la infinidad de crímenes cometidos por residentes en estos centros, y exigir seguridad y libertad para vivir en paz en sus barrios. Después de casi un mes, el incidente no logró su objetivo, más allá de agitar el avispero antifascista nacional.

Sin embargo este nuevo incidente, como demuestran las declaraciones de la vicepresidente regional y consejera de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social, Isabel Franco -“nos han dado un susto, pero con el efecto contrario al que probablemente perseguían. Ahora tenemos aún más claro que debemos darlo todo para que esta Navidad sea también feliz para ellos”-, vuelve a ser conveniente para los partidarios de la inmigración descontrolada y masiva, que sufren los ciudadanos normales, para blanquear unos centros que con el dinero de todos son más parecidos a escuelas y refugio de delincuentes que a lugares de atención a menores.

La  Falange de Murcia hace públicas sus sospechas de que se trate de un nuevo acto llevado a cabo con la intención de victimizar a los MENAS, y criminalizar a quienes exigimos que sean sus familias o sus estados quienes se hagan cargo de ellos, y no los españoles con nuestros impuestos y a riesgo de nuestra seguridad, convivencia y paz.

A demás, La Falange de Murcia quiere recordar que el único incidente real con explosivos en la Región en décadas ha sido el protagonizado por una banda de antifascistas detenidos entre junio y octubre de 2018, que colocaron una treintena de artefactos explosivos, que ellos mismos fabricaron, en diferentes puntos de la Región.

La Falange de Murcia deja clara su firme intención de seguir luchando en defensa de los murcianos y de todos los españoles contra las políticas que imponen la inmigración ilegal descontrolada, y sus consecuencias de aumento de inseguridad, deterioro de la convivencia y marginalización de los barrios en que dichos inmigrantes ilegales son asentados, consecuencias que nunca sufren los políticos y siempre los españoles más débiles y vulnerables.