Las agresiones de Colonia pusieron de relieve cómo se utilizan los medios de comunicación para conducir a las masas a interesados postulados. Esos medios, junto con los poderes del Estado, crean estados de opinión artificiales y falsos que transforman a las sociedades. Y así hemos llegado hasta donde hemos llegado en pérdida de valores y degradación moral.

Primero hubo el silencio informativo como intento de poner una venda que impida a los europeos ver el suicidio al que nos están llevando. Ahora que la gran cantidad de casos ha hecho imposible su ocultación; medios, políticos y policía se preocupan más del aumento de la “xenofobia” que de las vejaciones que sufrieron centenares de mujeres.

¿Y el feminismo? Las feministas están para otras cosas.

Pero no acaba aquí el esperpento. Uno de los 5 diarios más vendidos en España se atreve a publicar lo siguiente:

refugiadosEstos días, a medida que se saben más detalles de las agresiones a Colonia, crece el número de denuncias, también en ciudades como Hamburgo o Stuttgart. Cada vez coge más peso la posibilidad de un ataque organizado y, de hecho, las últimas investigaciones explican que varios detenidos, que apenan hablan alemán, llevaban papeles donde habían escritas frases como “me gustan tus pechos” o “quiero follar”. Si se confirma la tesis del crimen premeditado, habrá que preguntar quién puede haber provocado la situación. Cuesta imaginar que unos cuantos refugiados sean tan ingenuos para prestarse voluntariamente al crimen, y en cambio es fácil ver como un ejemplo del clima incendiario y de inseguridad que siempre está en boca de los grupos de extrema derecha: como lanzar gasolina al fuego“.

https://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/opinion/refugiados-excusa_913420.html

Vamos que los patriotas, perdón, los “malvados ultraderechistas”, ya sea desde movimientos como PEGIDA o desde los aparatos policiales alemanes, han contratado a los pobres refugiados para que agredieran a mujeres blancas y alemanas. O eso, o que mujeres “nazis” se vistieron ligeritas de ropa con la intención de provocar… Esto es lo que insinúa ya uno de nuestros principales periódicos. Y claro, esa insinuación la leerán cientos de miles de lectores que la tomarán como verdad. Pese a la gravedad de los hechos, han de seguir manteniendo el mantra de patriota malo, inmigrante bueno.

fe_b