comunicadofe2013Mientras esta basura de clase politica sigue tirándose los trastos a la cabeza a ver quién roba más o quién es mas “buenista” de cara a los miles de “negritos” que asaltan un día sí y otro también nuestras fronteras,los españoles miramos con incredulidad el como se repite la historia desde hace ya demasiados años.

Las vallas fronterizas de Ceuta y de Melilla son violadas de forma repetitiva sin que los distintos gobiernos del PP o del PSOE hayan tomado medidas de fuerza, contundentes, que no dejen lugar a dudas, de que nuestros Cuerpos de Seguridad y sobre todo, nuestras Fuerzas Armadas, van a hacer lo posible y lo imposible, guste o no, sea agradable a la vista o no, para que nadie, absolutamente nadie asalte nuestras fronteras sin que tenga consecuencias.

Cerca de 40.000 africanos esperan en Marruecos para repetir el asalto de ayer mismo en Melilla, con la pasividad de la Guardia Civil, o el de la pasada semana en Ceuta, que causó la muerta de 15 inmigrantes ilegales que pretendían llegar a territorio español por el mar.

Los falangistas llevamos años diciendo, que el problema de la inmigración ilegal no se soluciona mirando hacia otro lado o poniendo cara de pena o de tonto, cuando se ven en televisión las imágenes de personas ahogadas.

Somos la frontera sur de Europa, y ante la debilidad de nuestros gobiernos y la complicidad de la U.E., Marruecos utiliza la presión de la inmigración sobre Ceuta y Melilla como arma arrojadiza, y más teniendo en cuenta, que los efectivos militares en ambas ciudades han ido disminuyendo progresivamente.

Es lo que tiene ir de “progre” y de “pacifista” día y noche. Qué nos las dan por todos los lados.

Exigimos el despliegue inmediato en la valla fronteriza de La Legión, tropas de Regulares y de cuantos efectivos se encuentran acantonados en las dos ciudades españolas del norte de África, como medida disuasoria, y que se empleen todos los medios disponibles, incluidos los antidisturbios, faltaría más, para garantizar la seguridad de España y de los españoles, que empieza precisamente en ambas ciudades.