Como podemos ver en la imagen, la prensa no duda en proteger la identidad de los pederastas mientras que a los patriotas del “escrache” a la librería Blanquerna, no dudaron en publicar todos sus datos personales.

elpais