Hace tiempo que perdimos nuestra independencia económica, política y militar y la crisis que se está produciendo en Venezuela, es el ejemplo más palpable del seguidismo y de la falta de iniciativa que tiene el gobierno social-comunista de Pedro Sánchez.

Con su habitual estrategia de la avestruz, “nuestro” presidente del gobierno ha esperado a ver qué le decían desde París, Berlín o Bruselas, para comparecer ante la opinión pública y decirnos que tenemos que esperar ocho días a ver si a Maduro le da por convocar elecciones “libres” o no.

Pero es que este gobierno no hace sino lo que han hecho otros anteriores del PP o del PSOE, que no es otra cosa que mostrar su falta de coraje para reivindicar una política de liderazgo respecto a las naciones hermanas de Hispanoamérica.

Hemos tenido que esperar a ver qué decir Macron y Merkel para decidir que nos subimos al carro de la UE y que ellos nos digan lo que tenemos que hacer con una nación soberana, libre y con la que tantos y tantos lazos nos unen, como es Venezuela.

Y encima tenemos que ver, como el primo yanqui de zumosol, mete sus sucias pezuñas para intentar enfangar más la difícil situación por la que pasan millones de venezolanos. Y no lo hace de forma altruista o porque le importen un pimiento los ciudadanos que han sufrido y sufren la tiranía del régimen chavista de Caracas, lo hace para intentar convertir aquella nación hermana en un títere más de los que giran a su alrededor, con el añadido de poder jugar con el precio del petróleo, que tanto da y tanto quita al resto de países consumidores que como España, tienen una necesidad perentoria y una gran dependencia del mismo. Por eso, LA FALANGE (FE) pretende defender en el Parlamento Europeo a través de la coalición ADÑ, la independencia total y absoluta de nuestro país, para gestionar nuestra política internacional y nuestros intereses, allá donde estén siendo vulnerados o pisoteados.

#Somoscomosomos #SomoscomoTú #SomosADÑ

#VuelveAcreer

#SomosLaFalange