A consecuencia de las últimas masacres yihadistas cometidas en la capital francesa, el cobarde gobierno que padecemos los españoles, ha comenzado a dotar a sus agentes de patrulla con armas largas, teóricamente para proteger a la población de los terroristas yihaditas.

La Guardia Civil, concretamente, ha echado mano de los viejos subfusiles Z-70B, arma de escasa potencia y efectividad frente a los AK-47 de los terroristas, ya que la munición de 9 mm. parabellum es fácilmente detenida por cualquier chaleco antibalas, lo que no ocurre con el calibre del famoso fusil de asalto soviético.

Además, el número de subfusiles destinados en las unidades de ese cuerpo es muy reducido -una decena en las compañías y puestos principales- a consecuencia de la política de convertirlo en otra ONG (como el resto de las FF.AA.) en virtud de los políticamente correcto.

Esta escasez de armas largas ha llevado a la “recuperación” -un simple aceitado y prueba de tiro- de los desechados Cetmes LC para su distribución urgente entre todas las unidades.

Estos fusiles de asalto, después de prestar servicio en las provincias vascongadas contra el terrorismo etarra, fueron distribuidos entre las unidades antidisturbios de la Guardia Civil que pronto los desechó por su corto alcance y porque al utilizarlos empleando pelotas o balas de goma, les inutilizaba para hacer fuego real en la mayoría de los casos.

Una vez mas, los gobiernos de este puñetero sistema liberal, después de tritutar y desarmar, moral y materialmente a nuestros Ejércitos y a nuestras Fuerzas de Seguridad, les mandan a la guerra -tonto el que no crea que esto es una guerra- con unos medios inadecuados e inservibles.

Y todo ello con la connivencia y complacencia de unos mandos, politizados hasta el extremo, al dictado del “mandilón” de turno y al sol que mas calienta.

En un estado Nacionalsindicalista, nuestras FF.AA. y nuestra F.O.P. serán tan numerosas y efectivas como sea preciso, apoyadas en todo momento por el pueblo español, verdadero garante de la independencia e integridad territorial de España y que tomará las armas cuando sea necesario para garantizarlas por encima de constituciones o gobiernos traidores, cobardes o curruptos.