Según se van conociendo datos de la investigación y el desarrollo de los acontecimientos tras los atentados islamistas en Cataluña, queda más en evidencia que estamos en una sociedad estúpida, buenista y cobarde, que premia a quienes quieren acabar con los valores  que hicieron grande a España en el pasado, y en ese sentido, estos musulmanes que asesinan de forma indiscriminada donde pueden, coinciden con estos “demócratas de pacotilla” que durante décadas llevan premiando y haciendo un llamamiento a todos aquellos que quieran venir de mas allá  para recompensarles en forma de pagas mensuales sin trabajar, asistencia sanitaria sin contribución alguna y pago de alquileres vivienda, mientras millones de españoles no llegan a fin de mes, o son desahuciados por no poder pagar la hipoteca de su vivienda.

Ahora conocemos que el imam de Ripoll se ha movido con total libertad por España y por el resto de Europa a pesar de haber aparecido su nombre relacionado con varias células islamistas, lo que parece no fue suficiente para que la llamada justicia española lo dejara en libertad y sin medidas cautelares, suponemos que por el “qué dirán”. Pobrecillos estos musulmanes indefensos.

Y si esto da asco y repugnancia, para qué hablar de la actitud de los servicios sociales de la Generalidad que han decidido ayudar psicológicamente a los amigos y compañeros de estos hijos de perra que han causado quince muertos y decenas de heridos. Ver para creer.

Como totalmente incomprensible el que se permita que los “mozos de cuadra” lleven la investigación de los atentados, ninguneando la información a policía nacional y guardia civil, sin que nadie pegue ya un puñetazo en la mesa y ponga a la policía autonómica bajo la supervisión y  las órdenes del ministerio del interior y de la audiencia provincial.

Pero no os preocupes, porque el problema será de los fascistas que llevan años pidiendo el cierre de nuestras fronteras a todos estos criminales, y el fin a la invasión que llevamos sufriendo, con la permisividad  de los gobiernos socialistas y populares y el aplauso entusiasta de todos estos mierdas de progres, que una vez más echaran la culpa de los sucedido a los fachas que les provocamos y al fascismo militarista. Hay que ser hijos de mala madre.

Por eso seguiremos apoyando la lucha de aquellos camaradas y compatriotas que les están dando su merecido en el Kurdistán iraquí y en el sur de Siria. Dadles más fuerte si cabe.

El Jefe Nacional de La Falange Manuel Andrino con los combatientes contra el DAESH