En 1986, La Falange ya propugnaba el NO a la OTAN porque, como hoy, “no puede aceptar la permanencia de España en una organización militar que es simplemente el mecanismo de defensa de las democracias liberales”.

Con dignidad y lealtad falangista, seguimos sin cambiar de bandera porque en la actualidad seguimos siendo un país sin soberanía real; algo gravísimo pero que parece que sólo a unos pocos nos escandaliza.

Soberanía que hemos regalado para ser esclavos de entes supranacionales que no defienden nuestros intereses como la UE, el FMI, BCE,… y la OTAN. La OTAN es, indudablemente, una estructura militar que tiene como fin el garantizar el dominio geopolítico, militar y económico de EEUU y del gran Capital al que nos oponemos radicalmente. Por eso, sin medias tintas ni concesiones, exigíamos y exigimos la salida de la OTAN y la desmantelación de las bases militares de EEUU en nuestro territorio nacional.

Nuestras Juventudes hicieron visible la protesta contra la cumbre en las calles de Madrid, protestas contra una OTAN que tuvo que desaparecer, si seguimos su discurso en la época de la guerra fría, en el mismo momento que lo hizo la URSS. Pero no, la OTAN permanece y lo hace exclusivamente para salvaguardar los intereses de EEUU y su dominio en el mundo. La historia que bien conoce sus repugnantes operaciones nos señalará como cómplices.

Pincha en la imagen para acceder a la noticia de El Confidencial

 

Los falangistas reivindicamos soberanía política, económica y militar para España.

¡Los intereses nacionales y populares por encima de los de las élites globalistas!

#OtanNo

#SomosLaFalange