Como no podía ser de otra manera, La Falange (FE) se “personó” en el Ateneo de Madrid para decirles en la cara a las ratas separatistas que allí se encontraban, que LA UNIDAD DE ESPAÑA NI SE VOTA NI SE NEGOCIA, y que no vamos a permitir que, ni en Madrid, ni en Barcelona, hagan apología de la traición.

Que no vamos a esperar a sentencias del Tribunal Constitucional ni decisiones cobardes y acomplejadas del gobierno del PP, para evitar el desafío separatista.
Lo que costó tantas generaciones y esfuerzos en conseguir, no puede romperse por el “capricho” de unos y la “cobardía” de otros. Eso jamás.
***
* El verdadero titular es que un grupo de falangistas y patriotas hicieron acto de presencia en un acto ilegal separatista que atentaba contra la legalidad, la Unidad de España.