El pasado viernes, miembros de La Falange de Madrid estuvieron presentes en la madrileña Puerta del Sol con un puesto informativo, además de ser un punto de recogida de firmas para la derogación de la revanchista y nefasta “ley de memoria histórica”, o más bien de “desmemoria”, donde numerosos viandantes dejaron su firma y su apoyo a La Falange.

Que tengan claro, que por mucho que hagan desaparecer los nombres de las calles que no les gusta en su afán de borrar la historia, no conseguirán callar la verdad, esa que tanto odian e intentan manipular día tras día.  Cada nombre que eliminan de nuestros callejeros, más eterno lo hacen, más eternas hacen a las ideas que representan. Por mucho que borren la historia, jamás tendrán la razón. Nunca ganarán con la mentira una guerra que perdieron hace 80 años. De todas formas, en ningún caso hubieran vencido.

Los falangistas estamos orgullosos de nuestra historia