Las lamentables agresiones cometidas por inmigrantes ilegales presuntamente menores de edad y tutelados por diversas ONG´s se multiplican por diferentes barrios de Madrid y de toda España.

Los supuestos MENAS (denominación buenista del establishment, pero radicalmente falsa en un gran número de casos) han sembrado el terror en la Casa de Campo y en zonas limítrofes con innumerables asaltos y violentos atracos.

Los vecinos de San Blas protestaron hace pocas fechas en la calle contra la agresividad de estos inmigrantes. Acusados varios MENAS de agredir sexualmente a una chica del barrio, el ambiente estaba ya enrarecido cuando los magrebíes apalearon en grupo a unos jóvenes que osaron plantar cara ante su enésimo intento de robo.

Contamos con el testimonio directo de uno de esos jóvenes.

Nos ocupamos del negocio que supone para cada una de estas ONG´s encargarse de la tutela de estos MENAS y de las ingentes cantidades de dinero público que reciben.

Y analizamos además las nuevas disposiciones gubernamentales para censurar las redes sociales calificando de “delito de odio” todo aquello que consideren disidencia.