La Falange en estas horas trágicas para España hace un llamamiento firme a todos los patriotas a perseverar en la lucha y a plantar cara al separatismo como hemos venido haciendo hasta ahora.

De la misma forma consideramos como culpables de este crimen para con la Patria a la Generalidad de Cataluña por sus acciones de rebeldía y al Estado por su condescendencia y complicidad, ya desde la transición, con el nacionalismo y por responder solamente a remolque de los golpistas, con una serie de medidas que en lugar de “conquistar” Cataluña y a los catalanes para España, los han abandonado y han concedido todo el poder político, social y mediático a los que difunden el victimismo y el sentimiento de odio hacia España.

No creemos que la solución real de este Golpe de Estado pase por la aplicación de un artículo de la Constitución, ni por una convocatoria electoral. De la misma forma que una enfermedad no se puede curar con lo que la produce; el independentismo, que viene a ser en el orden social y político lo que la enfermedad en la vida humana, requiere de un tratamiento puntero y eficaz. Esto es, una regeneración moral y educativa que llevaría a redescubrir la verdadera particularidad y tradición catalana como fundamental en la misma esencia de la Patria siendo complementaria al conjunto de los pueblos de España. Una regeneración a la cual el Estado es incapaz de liderar por beber de las mismas fuentes contaminadas que el separatismo: el liberalismo.

Si Cataluña no se reconoce en su propio pasado libre de contaminaciones ideológicas está condenada a su propio suicidio, y con el suyo el resto de España.

Pero para evitar este suicido colectivo estamos nosotros. Frente al liberalismo oponemos la Verdad y nuestro glorioso pasado hispánico que nos hizo un día soldados abanderados de la Patria, el Pan y la Justicia. Hoy queremos rescatar a Cataluña y al conjunto de España de las garras tiránicas y devolverlas a ser imagen del Yugo de la unidad y las Flechas que conquistan el futuro.

Camaradas, como decía José Antonio, no dejaremos que España se nos muera entre las manos.

¡Visca Catalunya!

¡Arriba España!