Prosigue el desafío independentista con toda su crudeza, mientras los “constitucionalistas” y algunos “patriotas” de viejo y de nuevo cuño se suben al carro del 155.

Ya sabéis, ese artículo incluido en esa bazofia llamada Constitución, que parece ser va a ser el remedio contra todos los males que significa el separatismo y su nuevo intento de ruptura de la Unidad Nacional.

No podemos entender como, treinta y tantos años después, no se dan cuenta de que precisamente esa Constitución es la que ha alentado, promovido y en último caso permitido esta situación de caos y de ruptura.

Que desde aquel nefasto día de diciembre del año 1978, este sistema liberal capitalista, vendido a la masonería y las distintas “internacionales”, tenía como objetivo claro y nítido, el acabar con siglos de convivencia en común y con aquellos valores que hicieron grande y poderosa a España.

Algo totalmente contrario a lo que se busca para nuestra querida Patria en el siglo XXI, y que es relegarla a un papel totalmente secundario en la política internacional, buscando su división y fragmentación en pedacitos.

Parece que a algunos les han entrado “las prisas” estos días, cuando llevan en muchos casos treinta años mirando hacia otro lado -en el mejor de los casos-, o apoyando de una forma o de otra con su silencio y su desidia cobarde, esta situación que algunos mientras llevamos denunciando y peleando por las calles de España, sufriendo la persecución implacable del aparato represor de este llamado sistema democrático.

Y no sólo eso, sino que se han permitido en muchos casos criticar de forma abierta, ruin y cobarde nuestras manifestaciones, concentraciones, mítines e incluso “asaltos”, echándonos en cara el que estábamos “dando alas” a los separatistas y a sus secuaces.

Pues bien, seguid con vuestro apoyo explícito o implicito al PP, a Ciudadanos, a UPyD o a VOX y ondear las banderas “constitucionalistas” junto a ellos, que lo estáis haciendo bien … pero que muy bien para acabar con lo poco que queda de España. TRAIDORES.