Me viene a la cabeza cuando ya he recibido alguna felicitación de Navidad, y aún estamos a día 5 de diciembre, lo prematuro de la llegada de estaciones y festividades para el Corte Inglés, o sea, para el sistema consumista imperante.

No hay fundamento religioso o tradicional apenas en estas prisas por celebrar, lo que hay prisa es para acelerar el consumo, un consumo estúpido y superficial.

Lo mismo da para el capitalismo el Halloween, el Black Friday, la Navidad o el Santa Claus. Lo que quiere de nosotros es nuestro dinero, nuestro trabajo para conseguir ese dinero que hemos de gastar en estúpidas cosas innecesarias y superficiales. Todo un síntoma de como llenamos nuestras vidas de paja, de pérdida de tiempo y banalidades.

Y es que engañados por la ingeniería social, nos creemos libres por poder decidir en que nos gastamos nuestro dinero. Esa es toda la libertad que nos concede el capitalismo. Los partidos políticos herméticamente blindados a las corporaciones y clanes de poder, sin acceso al pueblo ni sus intereses, demasiado divididos y poco organizados, no como los lobys que los gobiernan.

Cuanto más elevado el porcentaje de votos para obtener representación política, más falta de democracia real, y con un sistema como el español con representaciones por provincias nada menos que un 20% mínimo de votos en una sola provincia para sacar un representante.

Eso unido al control total de los medios de desinformación hace una quimera el poder aspirar a representación política, aún a sabiendas de la inconformidad de una gran mayoría de ciudadanos.

Pero poco importa se expolie España en favor de clanes o corporaciones, poco importa se pierdan derechos laborales ganados a pulso, nada importa se rompa la unidad de España o se venda por votos o dinero, tampoco quita el sueño miles de niños inocentes asesinados en el seno materno, ni la pérdida de soberanía del pueblo español en favor de la Europa de los mercaderes, nos la trae floja el uso interesado de nuestras fuerzas armadas al servicio de Intereses extranjeros, nos hemos acostumbrado a ver políticos de todos los partidos encarcelados por corrupción, y nos han hecho ver como normal la invasión de extranjeros sin control…

Pero no importa, ya es Navidad en El Corte Inglés.

Han prostituido lo más sagrado de nuestra Tradición y nuestra Fe. Incluso imponiendo un vergonzoso complejo de sentirnos cristianos y poder manifestarlo, porque es Navidad pero sin “Natividad”, es una Navidad edulcorada y castrada de su real esencia y verdad, es una Navidad a gusto de un sistema anticristiano y anti tradicional.

Por eso no me duele pensar que no podré estar estás Navidades en España. Estas Navidades no habrá consumismo ni vanos caprichos, será unas Navidades de verdad, esperando al Mesías con la buena nueva, esperando ilumine el mundo desolado por el mal con su luz de amor y fraternidad.

Feliz y anticipada Navidad a todos los hombres de buena voluntad, anticipadas por sí no hay oportunidad más tarde, pues aquí nunca se sabe.

Recobrad el verdadero sentido de la Navidad y rezad por los que sufren y se ven viviendo la Navidad bajo las luces de las bombas y no de las guirnaldas.

No renunciéis a vuestro derecho de defender la Fe de nuestros mayores, que es la Fe verdadera y no la dejéis edulcorar o prostituir.

Simón de Monfort (Desde el frente de batalla, en la lucha contra el DAESH)

Apoya a los Voluntarios Españoles contra DAESH:

https://www.facebook.com/Apoyo-Voluntarios-Españoles-contra-DAESH-811409822301358/