La Falange (FE) se opone, de forma frontal y sin titubeo alguno, a la entrada de ningún inmigrante ilegal, se disfrace de “refugiado” o de “cromo” en el intercambio continuo que existe entre la U.E. y los gobiernos títeres de EE.UU. en el Próximo y Medio Oriente.

Después de desestabilizar toda la zona, quitando y poniendo dirigentes al antojo y al dictado del gobierno sionista de turno, promoviendo guerras y “primaveras árabes” aquí y allá, provocan una invasión silenciosa, violenta e implacable en el corazón de Europa, para acabar con nuestra cultura, nuestras tradiciones y nuestra religión, facilitado por ese buenismo estúpido y criminal situado a la izquierda y a la derecha de nuestro corrupto sistema político.

Y por eso es más sangrante la actitud de quienes se manifestaron el pasado sábado en Barcelona pidiendo la llegada sin cortapisa alguna de lo que ellos llaman “refugiados”, mientras los mismos convocantes son los que piden la salida de Cataluña de todos aquellos que se sienten españoles provocando una auténtica limpieza étnica que dura ya más de tres décadas defendiendo las ayudas que se les otorgan a todos estos asalta-fronteras, mientras miles de familias españolas no tienen una mísera paga mensual que garantice su dignidad e integridad.

Mientras no haya suficientes recursos para nuestras familias y nuestros ciudadanos, ni una sola paga más de “inserción” para aquellos venidos de más allá de nuestras fronteras al dictado de políticas migratorias dirigidas desde Washington o Tel-Aviv.