El próximo viernes 1 de abril a las 20:00 h., en la sede nacional de La Falange, tendrá lugar la presentación del libro “La Mehal-La” El Protectorado de Marruecos 1912-1956, por su autor Niko Roa.

Niko Roa es realizador de televisión, diplomado por el Instituto Oficial de RTVE. Es responsable de un número importante de trabajos sobre la historia y el patrimonio de ciudades y pueblos de la geografía española. Entre sus obras se encuentran: “Arenas a través de la historia”, “Candeleda. Un pueblo, una historia”, “Crónica de oropesa”, “Hervás. Imágenes de su historia”, “Historia de Cubas de la Sagra”, “San Martin de Valdeiglesias”…

IMG-20160329-WA0007

En 1959 Fabián Gálvez, general del ejército español, acude en misión especial para transmitir al general republicano José Asensio Torrado, en su exilio de Nueva York, el deseo de Franco de que retorne a España. A pesar de las diferencias ideológicas entre los dos militares hay un nexo en común: ambos estuvieron treinta años antes en 1933 juntos en la provincia sahariana de Cabo Juby, cuando Fabián, como teniente al mando de una Mehal-la de soldados marroquíes, salió de Tetuán, para ocupar el enclave de Ifni. Aquella ocupación estuvo mal planificada por Azaña, y se saldó con un sonoro fracaso. Mientras la La Mehal-la queda de guarnición en el desierto, aleja- da de su entorno, olvidada en un terreno hostil y rodeada por na- tivos que no les quieren, desde la oficina de aviación francesa de Aéropostale se conspira para expulsar a los españoles de allí. Con el paso de los meses, el comandante de la Mehal-la comienza a tratar a sus soldados con métodos despóticos y él mismo se desliza hacia la tiranía impelido por su divorcio y por los celos irracionales hacia una bella meretriz sahariana que ofrece sus favores también a los soldados rifeños. Al final, a unos cuantos hombres de la Mehal-la solo les queda desertar si quieren conservar la vida, pero el capitán no está dispuesto a permitirlo, precipitando con ello su trágico final. El teniente Fabián Gálvez, que ha partido con la compañía de camellos a tomar posesión de la ciudad perdida de Smara, debe volver precipitadamente al fuerte de Cabo Juby al recibir la noticia de la masacre.