Hace un par de meses quisimos tener en el local de los falangistas, en la cuesta de Santo Domingo Nº 3 de Madrid, al histórico dirigente neofascista italiano Stefano Delle Chiaie. Nuestra intención fue que estuviera aquella tarde en un viernes cultural más de La Falange, justo en la presentación de sus memorias. Pero no pudo ser. Su estado de salud no le permitió viajar desde Italia a España.

Su historial militante en distintas organizaciones revolucionarias y su lucha contra este sistema liberal y burgués, le convierten en uno de los grandes referentes de todos aquellos que desde el final de la segunda guerra mundial han pretendido nuestra desaparición física y política.

Nosotros no tenemos complejo alguno en defender su memoria, su lucha y su entrega en cuerpo y alma en defensa de la Europa de las Patrias y de la verdadera justicia social para los europeos, fueran italianos, franceses, alemanes o españoles.

Perseguido y difamado como ninguno, fue procesado de manera ilegal e injusta en la mayoría de los casos, por luchar por aquellos valores que salieron derrotados en el año 1945.

Defendió sus ideas hasta el último momento, como lo había hecho en Italia, en España y en Hispanoamérica. Incansable e irrepetible, reproducimos una de las frases que se pueden leer en sus memorias: “He sentido el deber de contar mi militancia revolucionaria para rendir homenaje a tantos camaradas, vivos y muertos, que compartieron aquella militancia con orgullo y valor”

Descansa en paz camarada Stefano Delle Chiaie.