El revanchismo y el odio del Ayuntamiento de Madrid, liderado por la hipócrita y comunista Carmena, pretende cambiar las calles que no les gusta, borrando así la Historia, eso sí, en nombre de su “libertad y democracia”.

Las calles falangistas de Madrid, entre otras, NO se tocan.

Ni su falsedad, ni su sectarismo, ni su revanchismo, acabarán con nuestra Historia. Contra su vileza, la verdad. Contra su manipulación, nuestra Historia con mayúsculas.