Seguir a Jesús es duro, es extremadamente exigente, es para valientes. Hay que tener mucho coraje para ser cristiano, hay que arriesgarse para seguir a Jesús. Nuestro Señor exige un compromiso radical, no excluye a nadie, frecuenta a todo el mundo, se dirige a todo el mundo. Busca el contacto con los más pobres, con los marginados, con los que son despreciados. Y a los que se escandalizan les dice: “No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores. Estos son los que tienen necesidad de médico”.

Pregúntate, ¿estoy dispuesto a amar al que me pega, al que me desprecia, al que me explota?. Difícil. Pero aunque creamos que esto es imposible, esta es la clave, esta es la estrategia revolucionaria. Jesús no nos dice que no luchemos contra las injusticias, nuestro Señor sabe que somos prisioneros de sistemas económicos, de sistemas de vida concebidos en pecado, Jesús nos invita a tomar conciencia del pecado que nos rodea, para que nos sintamos responsables de él, sentirnos responsables del pecado significa luchar contra la injusticia y eso solo se hace cuando somos conscientes de que somos portadores de valores eternos, que tenemos un alma y que de nosotros depende salvarnos o condenarnos.

Jesús llama, propone, invita. Respeta totalmente nuestra libertad. No fuerza, no rompe, no obliga. Pero si entre tú y él hay una verdadera amistad, al Amigo no se le defrauda. Al amigo se le da todo. “Aquí estoy para hacer tu voluntad”.

Busca a nuestro Señor cuando no tengas fuerzas, cuando estés caído, también cuando estés alegre y la vida te haya colmado de bendiciones; cuando se toma la decisión de seguirle, no hay tiempo para excusas, para el temor o las indecisiones. Fíate de su Palabra y eso te bastará. En esta Noche Buena nació el Hijo de Dios, que entregó su vida para salvarnos, en esta Noche Buena nació la revolución nunca antes vista, en esta Noche Buena se gestó la historia más hermosa del mundo: El triunfo sobre la muerte y nuestra salvación.

La Falange os desea una muy feliz Navidad a todos vosotros y a vuestras familias. Que Dios os bendiga.

¡¡¡ARRIBA ESPAÑA!!!

Fuente: La Falange de Barcelona