En la noche de ayer, en el programa “La Rambla”, de la emisora Barcelona FM (91.0 de la FM), escuchamos estupefactos cómo entre los tertulianos que promueven la independencia, reina la confusión.
Ante la pregunta de: “¿Qué ejemplo de país a nivel mundial tenemos que reconozca el derecho a la autodeterminación?”, uno de los periodistas que intervenían, afirmó con rotundidad: “Etiopía”.
Y entre los propios tertulianos independentistas se produjeron unos segundos de silencio; Incluso aquellos que pretenden convencer al pueblo de no se sabe qué modelo de estado imaginario, se quedaron sin palabras.


La realidad de esa ilusión de crear una Cataluña independiente, que básicamente parte del rechazo al resto de españoles en particular, y del odio al resto de España en general, en detrimento del amor a africanos por ejemplo, lleva ya a la más absoluta paranoia.


La falta de información de la que hacen gala los altavoces del gobierno catalán, a pesar de que se invierten sumas de dinero espectaculares en tergiversaciones del “derecho de autodeterminación” y en la insistente propaganda con el erario público,  -por poner un ejemplo- ,junto con el empeño de proclamar “nuevos catalanes” que hagan “grande” esa Cataluña cuyas tradiciones deben defender, en detrimento de la de sus países de origen, no es sino un nuevo ejemplo del caos que reina en la región española.