En una actitud estúpida, cobarde y sinsentido, RENFE ha expedientado a la empresa de seguridad a la que pertenecía el vigilante de seguridad que, cumpliendo con su trabajo y con su obligación, solicitó su billete a un individuo de raza negra que no lo llevaba porque directamente se habia saltado el torno sin pagar, como hacen las personas normales. Y ahí estaba el supuesto problema: era una persona de color, como lo hubiera sido si fuera un perroflauta, un separatista o un musulmán. Estos tienen bula para casi todo.

Si no hay que pagar el billete no se paga. Y si encima hay que insultar al trabajador que cumple su obligación, como era la del vigilante de seguridad, pues se le insulta, se le graba, y encima se le expedienta por racista, fascista y xenófobo. Desde La Falange queremos mostrar nuestro apoyo incondicional a estos trabajadores que, además y curiosamente, fueron los mismos que se enfrentaron a los separatistas cuando irrumpieron de forma violenta para ocupar las vías del AVE, ante la dejación de funciones de los mozos de cuadra.

Esos billetes que dejan de pagar todos estos “amamantados” por el sistema, como el resto de ayudas que se les “regala” de forma desinteresada, lo pagamos los trabajadores con nuestro esfuerzo y sacrificio diario, y debemos impedir que el “buenismo” estúpido que nos quieren imponer, nos siga convirtiendo en una nación sin alma, llena de cobardes y acomplejados que son incapaces de decir lo que piensan. A nosotros no nos acobardan ni nos callan sus grabaciones “expontáneas” para que los españolitos podamos “ver” lo mal que se les trata, y tal y tal. Estupideces.

Si no pagan el billete correspondiente al servicio que se les está dando, a la PUTA CALLE. Y si reinciden en el delito, como hacen de forma habitual y consentida, a SU PUÑETERO PAÍS.