Las distintas Juntas Electorales donde La Falange (FE) ha presentado los avales para sus candidaturas de cara a las elecciones del próximo 26 de Junio, siguen empeñadas en que no podamos acudir a dicha cita electoral, aduciendo que hay un “porcentaje” de las firmas presentadas que presentan algún tipo de error, y que de acuerdo a la normativa vigente no hace falta examinar las miles presentadas por La Falange (FE), y solo con una “muestra” de las mismas es suficiente para imposibilitarnos nuestro concurso en las urnas.

Cada vez se carga de más razones JOSÉ ANTONIO, cuando dijo aquello de que “el mejor destino de las urnas …” y ya entonces tenía claro que el circo electoral no nos quiere como nosotros tampoco es que le tengamos una “devoción loca”.

Nosotros no tenemos la maquinaria corrupta de los partidos del sistema que no necesitan de aval alguno para presentar sus candidaturas en función de que ya tienen a los “chorizos” metidos en el Parlamento español, convertido en una verdadera cueva de ladrones donde cada uno pugna por ver si es mas ladrón que el de al lado, y los casos que día sí y día también salpican la actualidad, así lo demuestran.

Ni contamos con la prensa que “aúpa” a las “filiales” del PP y del PSOE de la noche a la mañana, en función del interés por destruir al contrario con siglas inventadas de la noche a la mañana.

La Falange (FE) ha recogido los avales en mesas puestas en los pueblos y ciudades, con el esfuerzo y la dedicación de nuestros mejores militantes a los que incluso se les ha llegado a prohibir por la autoridad municipal en unos casos, y la gubernativa en otros, el que siquiera desplegaran una mesa para ejercer esa presunta “democracia” de la que tanto se les llena la boca a todos estos mequetrefes.

Y también hemos recogido los avales del reparto de impresos efectuado en nuestras sedes o a través de nuestra página web, donde se podían descargar con total facilidad y nos llegaban a través del correo ordinario o de terceras personas.

No pretenderán que comprobemos uno por uno la identidad de los firmantes, entre otras cosas porque no tenemos capacidad de ser fedatarios públicos, ni de pedir su D.N.I. a quienes se acercan a nosotros con la sana intención de que podamos romper el “cerco de silencio”· que nos quieren imponer.

Seguiremos en la lucha y en la pelea mal que les pese y no cederemos ni un milímetro a la crítica a este sistema liberal capitalista, corrompido hasta el tuétano, y con el que queremos acabar para instaurar la verdadera JUSTICIA SOCIAL y el verdadero PATRIOTISMO REVOLUCIONARIO.