Tras ser tomada la ciudad de Granada el 2 de Enero de 1492 por los Reyes Católicos, poniendo fin a la reconquista de la Península, se culminó uno de los proyectos que más ansiaban los monarcas, el de la unidad de la Península bajo un mismo credo: el cristianismo. La conquista de Granada supuso, más allá del provecho territorial, la primera gran empresa común de la nueva monarquía. Es decir, la contienda en que participaron, militar y financieramente, castellanos y aragoneses bajo unas mismas armas ratificó la victoria de Isabel y Fernando en el conflicto de sucesión y aseguró su posición frente a la nobleza a la que hicieron participar en dicha guerra. Además, en cuanto a política exterior, la conquista del último reino musulmán de Al-Ándalus significó asegurar el flanco mediterráneo ante el empuje turco además de poder dirigir los ejércitos hacia otros intereses, especialmente hacía Navarra e Italia.

Esta unión de los reinos peninsulares quedó reflejado en los distintos emblemas y banderas que lo Reyes Católicos utilizaron a modo de propaganda para alcanzar sus fines. La principal enseña creada fue el escudo, que podría considerarse el primer escudo de España, en el que quedaba representadas las dos mayores entidades políticas de la Península Ibérica: la corona de Castilla y la corona de Aragón además de otros símbolos personales de los reyes que a continuación pasamos a describir.

El blasón es soportado por el águila de San Juan, divisa personal de la Reina Isabel que lo relaciona con la fervorosa devoción que la Reina le profesaba al Santo y a su evangelio. Esta águila se representa además coronado. El escudo se dispone de forma cuartelada en cruz alternando las armas de ambos reinos. En los cuarteles izquierda superior y derecha inferior aparecen los de Castilla (de gules, un castillo de oro almenado de tres almenas con tres torres de homenajes el de en medio mayor y cada homenaje también con tres almenas, mamposteado de sable y aclarado de azur) y León (de plata y un león de púrpura, coronado de oro, lenguado y armado de gules). En los cuarteles restantes aparecen las armas de Aragón (de oro y cuatro palos de gules) y las dos Sicilias (partido y flanqueado, jefe y puntas de oro y cuatro palos de gules, flancos de plata y un águila de sable, coronada de oro, picada y membrada de gules). Tras la conquista de Granada se le añadió en la punta del escudo el emblema cristiano de este reino (de plata y una granada al natural, rajada de gules, tallada y hojada de dos hojas de sinople) que desde entonces ha aparecido en todos los blasones de soberanos y republicas españolas.

España, tras conseguir su unidad territorial y de fe, escribió una página importantísima en su historia, convirtiéndose con el descubrimiento de América en el mismo año, en el Imperio más fuerte y poderoso del mundo.

***

En este 529 aniversario de la Toma de Granada destacamos varias puntualizaciones: Al-andalus no es ni significa Andalucía. Haciéndolo creer pretenden justificar la “autonomía” andaluza, pero es que España tampoco. Al-andalus es el término empleado por el Islam para su política de sometimiento.

#SíalaToma

#VuelveAcreer

#SomosLaFalange