El monumento al joven estudiante falangista Manuel Bruquetas, asesinado en el Puerto de la Cadena de Murcia por milicianos comunistas en agosto de 1936, ha sido, una vez más, objeto de la frustración revanchista y el odio de los antifascistas.

En esta ocasión un grupo marginal de delincuentes habituales de Cartagena, que promocionan sus andanzas a través de las redes sociales, parecen ser los autores del ataque vandálico. Uno de los autores, con nocturnidad y cobardía, se hizo fotos con la cabeza tapada junto al monumento que habían ensuciado previamente con pintura.

La imagen de la mezquindad de algunos

Posteriormente publicaron su “hazaña” en redes sociales. Su ridícula pataleta no tenido ha penas ninguna repercusión, y  muy poco recorrido temporal, ya que a la mañana siguiente miembros de las Juventudes de La Falange procedieron a limpiar el Ángel con la Cruz que recuerda el lugar del asesinato de nuestro camarada.

Nuestras Juventudes devolvieron la dignidad al monumento.

Sólo ideologías de odio secundadas por miserables y mezquinos pueden atacar la memoria de un joven al que, por causa de la Patria y de la Justicia Social, le fue arrebatada vilmente su vida.

Camarada Manuel Bruquetas ¡¡¡PRESENTE!!!

#OrgullososdenuestraHistoria