Como viene siendo habitual desde hace tiempo los militantes de la Jefatura Territorial de La Falange cada año proceden a realizar las labores necesarias de restauración y limpieza que precisa la fosa donde estuvieron depositados los restos de José Antonio Primo de Rivera antes de que fueran trasladados a pie por sus camisas azules hasta el Monasterio de San Lorenzo del Escorial en Madrid.

Para los miembros de esta jefatura siempre ha sido un orgullo y una obligación moral el mantener este lugar en buenas condiciones. Queremos agradecer a los camaradas que han participado durante todos estos años en el mantenimiento de tan insigne lugar, por sacrificar su tiempo, dinero y trabajo para mantener con dignidad la memoria del fundador de la falange.

 

  ¡¡ José Antonio Primo de Rivera !!

                    ¡¡PRESENTE!!”