Artículo de Carlos Rodríguez.

¿LA FUGA DE LOGAN?. El experimento continúa: Las tele ventas están aumentando. Puede ser que el objetivo sea acabar con los locales a pie de calle. Se mantendrá el mercado y desaparecerá el comercio, acabando con el único y más débil eslabón de la cadena de ventas, el autónomo. El autónomo, ese entrañable y familiar “tendero de la esquina” digno sucesor de los artesanos de antaño. Las facturas, en otros tiempos tambien denominadas cuentas, se abonarán mediaante tele operación bancaria y el dinero real será sustituido por una mera tele operación aritmética. Cerraran además de los comercios las oficinas bancarias, con la consecuente disminución de empleados.

Al no haber actividad comercial en las calles, los locales se devaluarán y serán adquiridos por las corporaciones inmobiliarias.-insertados en el sistema financiero.- que rápidamente serán transformados en raquíticos estudios-vivienda, garajes y todo lo que presuma beneficio para la estructura económica liberal. En la economía liberal todo lo pequeño sobra, de siempre, la economía de mercado (grandes corporaciones y monopolios), ha devorado el mercantilismo del artesano.

Es la hora para el sistema de acabar con la pequeña hostelería familiar. En España todo está relacionado con las tabernas: escritores, militares, clérigos, negociantes, juergas, celebraciones, alegrías, tristeza y hasta lutos han sido pensados en las tabernas. Pactos, conspiraciones, golpes de estado y cualquier idea simple social y familiar han tenido cobijo en las tabernas.

Años atrás, tabernas, ventas y hospederías y, en la actualidad, bares, cafeterías, restaurantes, etc, son lugares que, a pesar de su concurrencia han sido difícilmente controlables por las autoridades de todas las épocas. El sistema está a punto de conseguir lo pretendido en su famosa globalización, que es un ungüento de las dos fórmulas que con el mismo objetivo de control mundial han puesto en marcha el marxismo y el liberalismo, que aunque parezcan antagónicos son socios de cara a la conquista final, apropiarse de Mundo, economía y personas.

El totalitarismo sociológico marxista mundi y la dictadura democrática mundi fueron desde los comienzos asociativos de la ilustración con la masonería, hoy parece que han encontrado la forma definitiva de implantar sus dominios.

Dicen los más disparatados que estamos en época de pensamiento único, no es cierto, estamos en época “sin pensamiento”. El naturalismo y la biología de artificio están siendo implantados sin que nos demos cuenta. El hombre debe ser convertido en un animal programado para actuar como servicio de un sistema que le ha reducido a mera herramienta.

Casi parafraseando a Ortega: El felino no se puede “desfelinar”, el equino no se puede “desequinar,” etc… pero lo humano sí se puede deshumanizar. Los animalistas han conseguido deshumanizarnos.

“ESTÁN CAMBIANDO EL AGUA DE LA PECERA SIN QUE LOS PECES SE ENTEREN”. (Padre Manuel Guerra)