Parece que a los mercenarios del sistema les ha salido de nuevo mal la jugada de criminalizar a los falangistas que se concentraron frente a la Embajada de Bélgica para denunciar la tradicional actitud bastarda, traidora y cobarde de ese “estado fallido” que sirve de refugio a terroristas, separatistas y demás canalla que pulula por territorio europeo.

Y es que los sabuesos que fueron incapaces de frenar el golpe de Estado del pasado 1 de Octubre en Cataluña, se mostraron muy “contundentes” y “valientes” frente a los camaradas, algunos de ellos ya mayores y no contentos con aporrearles de manera injustificada y cobarde, tuvieron los santos “bemoles” de denunciarles por agresión a la autoridad e incluso de presentar partes médicos de unas supuestas lesiones que jamás existieron como se pudo comprobar en las imágenes que se remitieron al juzgado nº 44 de Madrid.

Y precisamente, la titular de dicho juzgado les ha dado una “bofetada” en toda la caradura mostrada por estos presuntos “funcionarios públicos” y ha dictado un auto donde archiva provisionalmente la denuncia presentada al dictado del gobierno rastrero del PP y del inútil de su ministro del interior, que siguen con cara de bobos e incapaces de atajar el desafio separatista que día a día sigue con su escalada hacia el abismo.

Que sepan que ni sus porras, ni sus “brigadas del amanecer”, ya sean de Moratalaz o de Vallecas, van a silenciarnos, a no ser que vuelvan a utilizar lo que sus colegas de la guardia de asalto ya les enseñaron. O sea, el paseito a la checa y … a la cuneta. Justicia “democrática” en definitiva.