¿A DÓNDE PRETENDEN LLEVAR A ESPAÑA?

Por todos nosotros es conocida la forma torticera con la que este nuevo “Frente Popular” nos viene gobernando desde hace pocas fechas. Desde su revanchismo más enfermizo están intentando inculcar el odio en España a todos aquellos que no comulgan con sus principios ideológicos, en detrimento de la libertad del resto de compatriotas que no opinan como ellos.

⚠️ La libertad de expresión ha desaparecido.

Pero, lo que es peor, es que todo ello ha ocurrido con la connivencia de diversos estamentos del Estado; muchos de ellos opuestos en cuanto a sus convicciones políticas, morales o religiosas… Pero está claro que por un mandato más en el cargo, una subvención, un favor judicial… cualquiera se baja los pantalones.

Estos días, en Málaga, se está barajando la posibilidad de exhumar, o mejor dicho: profanar, los restos mortales del Comandante Joaquín García Morato de su tumba, sita en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen en el barrio del Perchel.

La comisión de la Memoria Histórica socialista ha reclamado al Obispado malagueño. Éste se lava las manos cual Pilatos al igual que la Alcaldía que no lo valora y estima que es la familia quien tiene que decidir sobre la exhumación de los restos mortales de este “as” de la aviación.

Lo que hay que valorar aquí es el por qué quieren sacarlo de ahí.

El Comandante García Morato estaba realizando en Inglaterra un concurso acrobático cuando estalló la Guerra Civil. Volvió a España y eligió apoyar al bando Nacional antes que prestar sus servicios al ejército republicano y frentepopulista que lo único que pretendía era la bolchevización de España. Y enfatizo en su elección libre de servir a España desde el bando Nacional; porque en los tiempos en los que nos encontramos hoy en día la libertad de elección es un derecho, sobre todo en boca de esta recua de iluminados que nos gobiernan. Pues bien, García Morato eligió… y ganó.

Aquellos que no pueden soportar el hecho de que sus padres y abuelos “ideológicos” no ganaran la guerra se empecinan en intentar exterminar de la memoria de este país las grandes gestas protagonizadas por hombres libres que quisieron seguir siendo libres ante la posible asfixia comunista a la que nos habría llevado el Frente Popular en caso de haber ganado esa contienda.

En ningún país de nuestro entorno se consiente negar de su honra a los militares, unos caídos en el frente, otros muertos por otras circunstancias y que todos mostraron su valentía, arrojo, tesón y compromiso para con la causa, excepto en el Reino de España. Aquí lo que se valúa es la corrupción, la impostura y la mentira.

Por ello, ante la profanación del reposo del Comandante García Morato, gran militar y patriota, levantamos nuestra voz para que se tenga en consideración la parálisis de la misma, porque, si seguimos con estos disparates, me parece que no tardaremos en asistir a la profanación de las tumbas de los Reyes Católicos.

JOAQUÍN GARCÍA MORATO

¡¡¡PRESENTE!!!

Honra y Prez

#OrgullososDeNuestraHistoria