ESPAÑA ES IRREVOCABLE:

Es la primera Nación que existe con el concepto actual de Nación. Con más de quinientos años, sirvió de ejemplo universal para la conformación del resto de naciones.

España es Verdad, por ello está por encima de votos, negociaciones, interpretaciones políticas, sociales o económicas. Somos una realidad metafísica y espiritual y por esta misma esencia que penetra todas las tierras de España, no se podrá plantear en ningún caso la separación de cualquiera de sus territorios.

Afirmar que España es una UNIDAD DE DESTINO EN LO UNIVERSAL, es querer recuperar la esencia de aquella España que descubrió mundos desconocidos a los que llevó civilización, cultura y Fe.

Es necesario y urgente reforzar el sentido espiritual y humano de nuestra empresa común. España es la generadora de dignidad y libertad; y es su garantía. Hemos de volver a creer e ilusionarnos para emprender nuevos retos integradores y de progreso. Y esto solo será posible con una España unida, con un Estado fuerte y con la participación de todos y cada uno de los españoles.

Queremos armonizar lo personal y cotidiano con el destino común de la Patria. Una Patria con un fin irrenunciable: La Justicia Social. Mientras haya un solo español explotado o sufriendo desigualdades la Patria está incompleta. No caben excusas ni medias tintas, sin Justicia Social no hay Patria.

LA CREENCIA EN ESPAÑA ES ENCUENTRO: ENCUENTRO ENTRE ESPAÑOLES Y CON LA VERDAD.

“España es la portadora de la unidad de destino, y no ninguno de los pueblos que la integran. España es pues, la nación, y no ninguno de los pueblos que la integran. Cuando esos pueblos se reunieron, hallaron en lo universal la justificación histórica de su propia existencia. Por eso España, el conjunto, fue la nación.” (F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)